Durante el 2018 se concretaron en Rosario más de 650 intervenciones para liberar espacios públicos

Las acciones se ejecutaron en distintos puntos de la ciudad y tuvieron relación con terrenos usurpados, ocupación indebida de veredas y parques y plazas tomadas

Durante 2018, la Municipalidad de Rosario, a través de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana, debió intervenir en 667 situaciones de apropiación indebida de espacios públicos para garantizar su liberación y, en consecuencia, el correcto uso de los mismos. A cargo de la Dirección General de Control Urbano, las acciones se ejecutaron en distintos puntos de la ciudad y tuvieron relación con terrenos usurpados, ocupación indebida de veredas, y parques y plazas tomadas.

Terrenos

En total, según precisó el secretario de Control Guillermo Turrin, las intervenciones desarrolladas por toma de terrenos fueron 36. “Cuando recibimos una denuncia por usurpación de terreno, disuadimos a las personas para que no lo hagan, y si ya colocaron elementos, como por ejemplo palos o chapas, los retiramos”, manifestó el funcionario.

Asimismo, advirtió que en caso que el predio sea propiedad de un privado, los agentes deben averiguar quién es el propietario y darle cuenta del hecho para que radique la denuncia judicial correspondiente. En cambio, si se trata de un terreno fiscal, se puede accionar en forma directa.

Turrin observó que la mayor cantidad de procedimientos se concretaron en espacios públicos. Al respecto, se desarrollaron dos intervenciones importantes en un predio privado ubicado en Ovidio Lagos y 5 de Agosto. Allí, unas 50 personas buscaban afincarse y se retiraron los palos y chapas que habían desplegado. Otra situación se vivió en tierras fiscales asentadas en Piamonte y Ovidio Lagos, donde unas 30 personas intentaron tomar la zona aledaña a un centro deportivo municipal. También, en esa oportunidad, se sacaron palos y lonas que habían desplegado los ocupantes.

Cabe destacar que en todos los casos se establece un diálogo con las personas involucradas, a las que se les explica que están cometiendo un acto ilícito y, en caso que no desistan, se da intervención a la fuerza policial. Cuando se trata de grupos que expresan necesidades de tipo social, se concretan reuniones con distintas áreas municipales y provinciales a fin de encauzar dichos reclamos. En tanto, si se trata de construcciones irregulares, se eleva una notificación sobre la falta y, de persistir la misma, se efectúa una demolición o desinstalación.

La preservación y promoción de la convivencia urbana y la libre circulación y permanencia de todos en las calles de la ciudad conforman el marco de este tipo de acciones que lleva adelante el municipio.