El Politécnico habla sobre cannabis medicinal

Los estudiantes junto con los disertantes invitados
Compartinos

Los alumnos de la tecnicatura en química del Instituto Politécnico Superior llevaron a cabo en el día de ayer un conversatorio abierto a la comunidad en el que los mismos estudiantes, acompañados por especialistas y por docentes de la institución, abordaron los avances y las perspectivas del autocultivo de cannabis medicinal en Rosario, tras el reciente fallo del Juzgado Federal de Rosario a favor de la acción de amparo presentada por madres de usuarios de cannabis. El evento se desarrolló en las instalaciones de la prestigiosa escuela de Ayacucho 1667 y contó con la presencia de profesionales de AUPAC (Asociación de Usuarios y Profesionales para el Abordaje del Cannabis y otras drogas), madres de la agrupación “Madres que se Plantan”, Gabriela Durruty, la abogada que llevó adelante el proceso legal, y el decano de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas el doctor Esteban Serra.

La actividad estuvo organizada en el marco de la materia “Proyecto” del 6° año de la Tecnicatura, en donde los chicos deben presentar al final del año lectivo un trabajo de investigación sobre un tema a elección, y fue coordinada y moderada por estudiantes y docentes como actividad final de su proyecto denominado “Hablemos sobre Cannabis”. La disertación fue inaugurada por las palabras de la directora del instituto, la Arq. Patricia Zeoli, que luego de celebrar la presencia de las autoridades invitadas por los estudiantes felicitó a los chicos y les pasó el micrófono para dar inicio al conversatorio con una serie de preguntas a los presentes, que iniciaron desglosando el proceso legal que transitaron las madres, explicando el fallo final ordena al Estado nacional, a través del Ministerio de Salud y Desarrollo Social, la operatividad en su “deber de plantar, cosechar, cultivar y acopiar la planta de cannabis y sus derivados a los fines del suministro gratuito e ininterrumpido a los amparistas del aceite medicinal”.

Luego de haber abordado el proceso judicial, el doctor Serra contó su participación tanto en la causa de las madres como declarante, como en la investigación de los estudiantes, para luego darle la palabra por las dos representantes de AUPAC, la licenciada en psicología María Soledad Pedrana y la fitoterapeuta Sofía Maiorana:  “somos una cadena de solidaridad. No cultivamos como asociación y si bien estamos compuestos por cultivadores y usuarios, no son ellos la fuente del aceite. La fuente siempre son otros pacientes” tanto del aceite ya elaborado como de la materia prima para el tratamiento, que puede ser a través de la ingesta o de la vaporización del cannabis.

María Soledad Maggiori, la docente que acompañó a los chicos; Agustín Pabon Maciel, Ornella Pietrobon y Abril Moine, los estudiantes que llevaron adelante el proyecto

Un proceso impulsado por el compromiso social

“Me pareció interesante arrancar una movida para que la gente se informe y conozca sobre este tipo de medicina, porque el tema es muy amplio, tiene muchas cuestiones propias del tabú y está muy escondido desde la comunidad” cuenta Agustín Pabon Maciel, alumno del IPS, que ubicó su interés sobre las propiedades medicinales del cannabis luego de su participación en las Jornadas de Extensión del MERCOSUR en Tandil, realizadas en abril de este año. “El principal objetivo siempre fue informarnos nosotros para poder informar a las demás personas. Eso lo cumplimos participando de diferentes paneles y conversatorios organizados por la Facultad de Medicina. Ahí es donde pudimos hacer contacto con los profesionales de AUPAC”.

Los estudiantes que llevaron adelante el proyecto tuvieron un profundo trabajo previo de investigación en donde se comunicaron con diferentes autoridades en el rubro medicinal y farmacológico, labor que les fue facilitada por la docente que dicta la cátedra de Proyecto. Agustín Pabon Maciel, Ornella Pietrobon y Abril Moine, los alumnos que desde la inquietud se interesaron por la problemática del cannabis terapéutico y sus beneficios,

“El trabajo de campo es de los chicos, el trabajo de acercarse a la bibliografía, de investigar, de leer, es concretamente de ellos. Mi trabajo fue más guiarlos para que todo lo que ellos se proponían se concretara, y para que todo lo que se puede hacer desde la lectura de la bibliografía y el aporte que se puede hacer desde la contraparte que está por fuera del instituto, que en este caso son los profesionales de AUPAC que ya tienen experiencia de trabajo en el tema” dice María Soledad Maggiori, la docente encargada de la materia de Proyecto en la que está enmarcada la actividad: “La idea del proyecto tiene que ver con eso, poder llevar adelante un conversatorio donde están las distintas partes involucradas, los que están involucrados en el fallo. Es tratar de acercar información fehaciente a la comunidad en general, primero a los interesados, después a la comunidad del instituto, y coordinar los ejes temáticos y relacionales”.

Notando una ausencia de tratamiento del tema de las propiedades medicinales del cannabis, en un marco de la tratativa judicial por la autorización de su uso, los jóvenes se propusieron ir más allá de la investigación dentro del salón realizando encuestas elevadas a la ciudadanía en general, censando cuál es la posición respecto al tema, el nivel de información manejado por la comunidad y el conocimiento sobre los casos de uso del cannabis medicinal, en donde tuvieron una enorme participación.

“Los chicos este año se reciben como Técnicos Químicos, son la cuarta camada de técnicos egresados de esta casa de estudios” cerró la actividad Maggiori, diciendo “El proceso de investigación es completamente de ellos, el trabajo de campo. Ellos iniciaron este proyecto con una inquietud y lo cierran llevándose al hombro no sólo esta experiencia” que no habíamos podido realizar en las anteriores generaciones de técnicos “sino también con un compromiso social”.