Igualó 2 a 2 ante el Bayern Munich en el Bernabéu y gracias al 2-1 conseguido en Alemania jugará el partido decisivo en Kiev

Si bien el 2 a 1 que consiguió Real Madrid en la casa del Bayern Munich por la semifinal de ida era un resultado importante, no tenía nada de definitivo. Es que los alemanes también podían ganar en España. Pero no le alcanzó. Estuvo cerca. Fue 2 a 2 y el Merengue jugará una nueva final de Champions League.

La visita fue la que se adelantó en el marcador y no perdió el tiempo. En apenas dos minutos, Kimmich encontró un rebote dentro del área, luego de un centro que llegó desde la derecha, y con su pierna diestra definió de primera al segundo palo para poner el 1-0.

Pero la Casa Blanca reaccionó rápido. A los 10 minutos de esa primera mitad Marcelo sacó un centro fantástico para que Benzema apareciera solo por el segundo palo y convirtiera de cabeza. El Bayern tenía que hacer otro gol para al menos forzar el alargue.

Pero de la mano del delantero francés el local lo dio vuelta, con la ayuda del arquero Ulreich, que recibió un pase atrás de un compañero, no quiso tomarla con la mano y se la dejó servida a Karim, para que estampara el 2 a 1.

Pero eso no era todo. James Rodríguez cumplió con la ley del ex. Javi Martínez remató desde afuera del área y la bocha le quedó servida al colombiano, que definió al primer palo de Keylor Navas. La visita presionó hasta el final. Con el 3-2 se quedaba con la serie, pero nunca llegó. Real Madrid espera por la Roma o el Liverpool, que juega mañana.

intrasigente

No hay comentarios