Goleada de la Selección en la previa al Mundial

0

Argentina logró lo que había planeado: limpiar su imagen tras la goleada sufrida con España. En un juego en donde Messi hizo la diferencia

Era esa clase de partidos que suman en lo anímico. Nada más. Es que después del golpazo que la Selección recibió en la última gira por Europa ante España, la dirigencia y el cuerpo técnico de Argentina sabían que necesitaban de un juego ante un rival inferior para que los jugadores ganaran en confianza de cara a la cita en Rusia.Y así se dieron las cosas en el 4-0. Haití, con sus limitaciones de ser un equipo que está afuera del top 100 de FIFA, se mostró en los primeros minutos como un conjunto ordenado y que hacía prevalecer su fuerza física ante la habilidad criolla. Entonces ya en ese comienzo quedaba en claro que era cuestión de tener paciencia para marcar el primero. Di María lo tuvo con un zurdazo cruzado y después Messi se la quiso tirar por arriba al “1” visitante.

Después de esas chances y tratando siempre de presionar en campo rival, Argentina siguió intentando abrir el marcador. En cada ataque parecía que La Pulga y compañía iban a marcar el tercero antes que el primero. Hasta que Lo Celso recuperó una pelota y recibió un patadón amateur. Claro penal que Messi canjeó por gol, con algo de incertidumbre porque el arquerito haitiano llegó a tocarla apenas.

El partido daba para todo. El tándem Tagliafico-Di María hacían estragos por izquierda y hasta Higuaín recibía un “Pipa…Pipa” de la Bombonera. Al ratito, Fideo lo tuvo de nuevo y su remate se fue besando el palo. Había sido una de las jugadas mejor armadas por la Albiceleste, en donde se combinaron en toques cinco jugadores. Pero nada más que eso. Fue un primer tiempo sin equivalencias, con momentos de lucidez por parte de Argentina y Haití sin poder cruzar la línea media.

 

En el reinicio, Sampaoli mandó a la cancha a Rojo en reemplazo de Fazzio. El DT quería probarlo en la posición ya que como lateral es también una segunda opción. En cuanto al juego, el equipo intentaba jugar corto y buscar sociedades. Sin embargo el partido se nivelaba para abajo. Argentina no podía y su rival no sabía encontrar los caminos para inquietar al fondo nacional. Entonces había que recuperar la calma, que nació con una jugada por derecha entre Lanzini y Lo Celso, cabezazo de Higuaín, rebote largo de Placide y quién sino La Pulga para capitalizar el error y marcar el segundo. Ocho más tarde el ingresado Pavón desbordó por izquierda y le sirvió el tercero a Messi. Ahora sí el resultado se ajustaba a la historia de los dos. Y más después del tanto del Kun tras recibir asistencia de Leo. Quedó demostrado que Argentina depende de su estrella. Por eso la gente se fue cantando: “Que de la mano, de Leo Messi…”

No hay comentarios