Con casi todo listo, el DT de la Selección Argentina no dejó de sorprender con un par de nombres que varían entre experiencia y explosión. El ex Central Giovani Lo Celso estaría en el banco y Agüero le ganaría el duelo a Higuaín.

Bronnitsy. La nueva casa de Argentina tras su estadía en Barcelona. El nuevo laboratorio para Jorge Sampaoli y su cuerpo técnico. A tres días del debut y con una sola práctica formal de por medio, el equipo parece delinearse.

Caballero, como hace rato, se gana el puesto en el arco; Salvio le daría la explosión por la banda derecha que no la tiene con Mercado; Otamendi, Rojo y Tagliafico completan la línea de 4. Biglia sería hasta hoy el hombre que acompaña a Masche, y desplaza la posibilidad de la presencia de Lo Celso para darle juego y transición rápida a la mitad de cancha. Arriba, volantes casi delanteros con Meza, Messi y Di María. El Kun como centrodelantero sacándole esta semana unos centímetros de ventaja al Pipa.

La ausencia de Mercado se puede contradecir con la presencia de Biglia. El ex River parece ser el titular para partidos importantes y ante rivales con delanteros de jerarquía. Salvio aprovecha que es Islandia, un equipo al que Argentina tendrá más la misión de perforar que de cuidarse. Ahí la contradicción. Pocos mejores que Lo Celso para perforar, con movimientos tácticos y pases verticales, asociando a la línea media con los delanteros. Biglia lo puede hacer, claro, pero sus características en el fútbol italiano son similares a las de Mascherano en la Selección.

Restarán unos movimientos tácticos y una práctica más para que Sampaoli termine de delinear un equipo que parece confirmado. Se aproxima un partido donde se necesita potenciar al equipo, disminuir al rival y sacarse los nervios propios de un debut en una cita mundialística.

Para ApuraInfo: Matías Zupel

No hay comentarios