Unos 496 controles preventivos sobre el tránsito se registraron entre la noche del jueves y hoy. Unas 31 sanciones fueron por alcoholemia positiva y una más por narcolemia.
La Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana municipal llevó adelante múltiples intervenciones nocturnas en el tránsito con fines preventivos junto a efectivos de la Policía Comunitaria. Se controlaron condiciones de seguridad vehicular y de conducción, a través de la práctica de test de alcoholemia y narcolemia.
De acuerdo a lo que precisó el secretario de Control y Convivencia Ciudadana municipal, Gustavo Zignago, entre el jueves a la noche y este domingo a la mañana, se concretaron 496 fiscalizaciones vehiculares en los puntos urbanos de mayor circulación. En total, se remitieron 89 autos y motos al corralón municipal.
Se trata de unidades cuyos conductores incumpliendo con normativas de tránsito: 31 fueron casos de alcoholemia positiva y una por narcolemia. El resto de traslados están relacionados a cuestiones de seguridad vial y documentación.
Zignago precisó que de los test de alcoholemia que dieron resultados positivos, el nivel de alcohol en sangre más alto registrado fue de 2,10 gramos. Respecto a los análisis de consumo de estupefacientes, hay que señalar que el único positivo se trata del conductor de un camión que recibió el control en Ombú y Callao. El procedimiento se realizó esta mañana y  las sustancias detectadas fueron cocaína y cannabis.
“Trabajamos por la construcción de un tránsito seguro para peatones y conductores, basado en un uso responsable del espacio público a partir de nuestra presencia preventiva como Estado municipal”, destacó el funcionario quien remarcó la importancia del cumplimiento de las normas en este proceso.

No hay comentarios