Rosario otorga créditos blandos y brinda asesoramiento gratuito a inquilinos

A través del Banco Municipal, el Centro de Asesoramiento Social en Alquileres entregó más de $5 millones para afrontar diversos gastos. Además, recibió alrededor de 13.300 consultas

Con el firme propósito de acompañar a inquilinos e inquilinas, la Municipalidad de Rosario, a través del Centro de Asesoramiento Social el Alquileres, brinda respuestas a consultas sobre renovación y/o rescisiones de contratos de alquiler; ofrece asesoramiento legal gratuito y agiliza trámites para la obtención de créditos del Banco Municipal, a tasa preferencial, para hacer frente a gastos por nuevos contratos, renovaciones o mudanzas.

En casi tres años de existencia, la oficina que funciona bajo la órbita del Servicio Público de la Vivienda y el Hábitat (SPVyH) en Paraguay 156, otorgó más de 5 millones de pesos en créditos y lleva atendidas alrededor de 13.300 consultas el 70% referidas a asesoramiento legal y el 30% restante por créditos y garantías.

“El Estado debe acompañar a los vecinos y vecinas en todo momento, hay que saber escuchar y responder ante distintas problemáticas, como por ejemplo el tema alquileres, algo que hasta la creación de la oficina estaba fuera de nuestras competencias, pero que entendimos que debíamos tener un rol activo” sostuvo la intendenta Mónica Fein.

“Cuando proyectamos este Centro lo hicimos convencidos de que era necesario acompañar a los inquilinos, asesorarlos y brindarle herramientas, ya sea a través de asesoramiento legal, técnico y económico. En los últimos tiempos se ha incrementado la cantidad de familias que alquilan ante la realidad socioeconómica del país, por lo que esta herramienta es sumamente necesaria”, agregó.

Por su parte, Gustavo Álvarez, director general del Centro de Asesoramiento Social el Alquileres, señaló que “las consultas son de personas que se acercan hasta las oficinas; que llaman por teléfono o envían mensajes por correo electrónico y son citadas y entrevistadas en el Centro”.

“Comenzamos hace menos de tres años, porque veíamos que era necesario acompañar a los inquilinos e inquilinas, que muchas veces debían enfrentar en soledad distintas problemáticas, o intentando resolver conflictos en poco tiempo, muchas veces apurados y hasta con desesperación”, agregó.