Zona sudoeste: hay 7 detenidos por ataque a los jueces y logran secuestrar drogas

Durante la mañana de hoy personal de la policía de investigaciones de la provincia Santa Fe PDI realizó varios allanamientos en la zona sudoeste de la ciudad de Rosario

A partir de las investigaciones llevadas a cabo por efectivos de esa repartición se pudo determinar que en viviendas de la zona habitarían sujetos que estaban vinculados a los ataques a jueces que se dieran meses atrás. Munidos de las órdenes de allanamiento correspondiente y con la colaboración de los grupos tácticos de la Policía de Santa Fe, los policías allanaron 6 domicilios ubicados en Avellaneda al 4700, 4900 y 5200, Casal al 4000, Las Flores al 3600, Catalina Mano al 5200.

Desde el Ministerio de Seguridad que encabeza Maximiliano Pullaro resaltaron la labor de la Policía para poner ante la Justicia a delincuentes de alta peligrosidad. Las mismas fuentes insistieron en la necesidad poder contar con la ley de narcomenudeo para poder luchar de manera màs eficaz contra estos delitos
Se secuestraron un revolver calibre 357 Magnun marca Smith & Wesson municionado con 06 cartuchos intactos del mismo calibre, una pistola calibre 22 marca Beretta modelo 950 b, con cachas de madera, una pistola calibre 9mm, marca Browning con cargador con tres municiones y cartucho en recámara y una pistola calibre 380 marca Bersa con su respectivo cargador, con seis cartuchos intactos del mismo calibre. Además en 2 domicilios los uniformados encontraron estupefacientes por lo que se le dio participación a la Justicia Federal. También se secuestró una motocicleta sin dominio visible y con motor y cuadro adulterados y 12 cartuchos calibre 22.

En el procedimiento 7 personas quedaron a disposición de la Justicia para que resuelva su situación procesal: Ezequiel R de 30 años, Miguel J. de 49, Diego N de 27, Luis D. de 40 quien contaba con pedido de captura, María A. de 29 años, Alberto F. de 27, y Valeria D. de 34 años.
Todos bajo la órbita de la Fiscalía de Gravedad Institucional del fiscal Matías Edery