Alberto Fernández definió la continuidad de una cuarentena estricta en ocho provincias

En un clima de fuerte preocupación por el incremento de ocupación de camas de terapia intensiva, una curva de contagios de COVID-19 que no baja y el personal de la salud que está trabajando al límite, el presidente Alberto Fernández coincidió este jueves con ocho gobernadores de provincias que están bajo un régimen de aislamiento social obligatorio estricto en que lo más conveniente es mantener el actual esquema de cuarentena rígido que buscará evitar una mayor circulación.

A lo largo de una videoconferencia que mantuvo ayer por la tarde desde el Salón Norte de la Casa Rosada, el Presidente dialogó con los ocho gobernadores sobre la situación sanitaria y las medidas a tomar en el marco de la pandemia de coronavirus COVID-19. Allí está concentrado el 55 por ciento de los casos de COVID-19 del país.

En la evaluación que hizo Alberto Fernández remarcó que Córdoba y Santa Fe ven una “meseta alta” de contagios que no baja. En Jujuy se tuvo que cerrar 21 días para volver a estabilizary todo esto, según deslizó el mismo Presidente, indica que “lo único que ordena es que la gente circule menos”.

Es decir, que hay coincidencias entre los mandatarios provinciales y el jefe de Estado en mantener el actual esquema de cuarentena que se fijó por decreto hace 14 días. Esto sería para las provincias de Mendoza, Córdoba, Tucumán, Santa Fe, San Luis, Chubut, Río Negro y Neuquén.

En la provincia de Buenos Aires y la CABA habría una mayor flexibilización de actividades porque se vislumbra una merma en la curva de contagios.

En tanto, en el resto de las provincias alcanzadas por el decreto 792/2020 como Salta, Santa Cruz, Jujuy, Tierra del Fuego, La Rioja, Santiago del Estero y Chaco no está definido aún si se mantendrá la cuarentena estricta o si se irá flexibilzando el aislamiento en función de la baja de casos o el amesetamiento de casos allí registrado.

Alberto Fernández explicó hoy a los gobernadores que dialogó con el premier francés, Emanuel Macron, esta semana y le comentó que se está viviendo una segunda oleada de contagios en Europa que hizo retroceder en los sistemas de aislamiento social. Este es un indicador de que la variable en el sistema de apertura o regreso a Fase 1 es un fenómeno mundial y no está atado solo a la política sanitaria de la Argentina.