Argentina país generoso: el Senado no sesiona hace 40 días y Diputados, hace 2 meses

El Congreso está afectado por el limbo en que cayó la política argentina. El Presupuesto 2020 llegará a tiempo

Pasaron las vacaciones de invierno, se realizaron las PASO y la campaña electoral para los comicios del 27 de octubre arranca recién el sábado 7 de septiembre. Sin embargo, en la Cámara de Diputados y en el Senado nacional sobran los dedos de las manos para contar las reuniones de trabajo en comisiones. Y de abrir los recintos para debatir leyes, mejor ni hablar.

La inactividad parlamentaria responde a dos grandes factores: la falta de una agenda como consecuencia de una administración afectada por la crisis económica pero, sobre todo, por el limbo político en que quedó el Gobierno debido a la diferencia de 15 puntos porcentuales que Alberto Fernández le sacó a Mauricio Macri en las primarias, cuando aún faltan dos meses para las elecciones presidenciales.

Si durante el primer semestre del año ya era difícil reunirse para siquiera debatir proyectos en comisiones, debido al escalonamiento del año electoral (excepto en enero, se realizaron comicios provinciales todos los meses) y que ninguna fuerza tiene mayoría, ahora esa dificultad es aún más grande.

La última vez que sesionó la Cámara Alta fue el 17 de julio, una semana antes del receso invernal, cuando se aprobó una preferencia para discutir en la siguiente sesión (aún no tiene fecha) el pliego de la abogada Marisa Graham a Defensora del Niño de la Nación, además de decenas de proyectos sin importancia.

A su vez, la última sesión de la Cámara Baja fue hace más de dos meses, el 26 de junio, cuando también se aprobaron iniciativas insignificantes.