Argentina tuvo la quinta caída más fuerte del PBI entre los países del G20

Por el impacto de la extensión de la cuarentena preventiva de la pandemiaArgentina quedó quinta entre el conjunto de países del G20 que tuvieron una mayor caída en su Producto Bruto Interno (PBI) durante del segundo trimestre del año. Registró un descenso de 16,2% según datos del Indec en los tres primeros meses del aislamiento social obligatorio (ASPO) – abril, mayo y junio -, ajustado por estacionalidad, en relación al primer trimestre del 2020. El ASPO fue dictado por decreto por Alberto Fernández el 20 de marzo, y ya suma 209 días de cuarentena, con distintas fases y restricciones en los diferentes distritos del país.

Si se miran los indicadores epidemiológicos en paralelo a esta caída económica, con un total de 931.967 casos acumulados de COVID-19, según el último parte oficial de anoche del Ministerio de Salud de la Nación, Argentina se posiciona quinta entre los 19 países y la Unión Europea que integran en forma permanente ese foro mundial.

Pero si se toma la tasa de incidencia – confirmados por cada 100.000 habitantes- asciende al tercer lugar en el ranking de cantidad de contagios entre los miembros del G20, con 2.091 casos detectados sobre esa base poblacional.

En incidencia, en el ranking global de 150 países, Argentina está ubicada en el undécimo lugar. Las posiciones varían diariamente porque los totales de confirmados de nuestro país son muy parecidos a los de España y depende del momento en que se actualicen los datos.

Entre los países del G20, lideran la incidencia Estados Unidos y Brasil, con aproximadamente 2.400 casos por cada 100.000 personas. Francia y el Reino Unido tienen casi la mitad: 1.163 y 982 respectivamente.

Para el médico infectólogo Ricardo Teijeiro, del Hospital Muñiz, si bien en Argentina hay una cantidad de nuevos casos diarios alta, la distribución de la enfermedad fue cambiando. “Hay que mirar la pandemia desde un punto de vista más regional. Se inició en CABA, se expandió al AMBA y luego se fue corriendo hacia el resto del país. Mientras que en CABA está en retroceso en las últimas cuatro semanas, en algunas regiones del interior está en aumento. Es la evolución normal. La pandemia se va corriendo a medida que la gente se moviliza de un lugar a otro”, sostuvo

“En lugar de un ritmo de crecimiento muy acelerado, acá pudimos darle cierta gradualidad para que el sistema sanitario se fuera adaptando para enfrentar la demanda. Pero vamos a seguir teniendo casos, y especialmente en las regiones donde no había llegado con fuerza la enfermedad. El problema es que hay regiones sanitarias que no se adaptaron a medida que iban creciendo los contagios, y hoy tienen una demanda muy alta de camas críticas, como Jujuy, Neuquén o Santa Fe”, agregó Teijeiro.

Caída del Producto comparable al 2002

Si se compara el segundo trimestre del 2020 con el mismo período del año anterior, la caída interanual del PBI de Argentina fue aún más pronunciada: 19,1%. “Cayó mucho en abril, 26% respecto de igual mes del 2019, y luego se recuperó en mayo y junio. En julio, cuando hubo dos semanas de retroceso en la cuarentena y un agravamiento de la parálisis de la actividad, esa recuperación se frenó. Volvió a remontar en agosto, y aún no tenemos los datos de septiembre y octubre”, precisó el economista Orlando Ferreres. Los datos del Indec para el tercer trimestre del año aún no están disponibles.

Desde su consultora, Orlando J. Ferreres & Asociados, estiman que la caída para todo el año será del 11,7%. Para encontrar una caída similar, “hay que remontarse a 2002, cuando el PBI cayó 11% anual, aunque por motivos distintos, pero de igual proporción”, advirtió.

Para Laurence Boone, economista jefe de la OCDE, “la economía mundial se enfrenta a una incertidumbre sin precedentes ya que la evolución de la pandemia COVID-19 pesa mucho sobre las perspectivas económicas. Nueve meses después del brote inicial en Wuhan, todavía es difícil predecir la trayectoria del virus. Cada país se ha visto afectado de forma diferente y las estrategias de respuesta han variado”, advirtió en un documento publicado el mes pasado en el sitio de la OCDE Ecoscope. “A raíz de los confinamientos nacionales, la economía mundial se desplomó un 7,8% en el segundo trimestre de este año, una caída sin precedentes en tiempos de paz. El descenso habría sido más duro si los gobiernos no hubieran establecido una amplia red de seguridad para empresas e individuos”, analizó Boone.