Bolsonaro y una Ley que crea el Registro Nacional de Violadores

Jair Bolsonaro protege a los ciudadanos de Brasil, castigando duramente a los criminales. “El que hace, paga”.

El presidente de Brasil sancionó sin vetos la ley de creación de un Registro Nacional de Personas Condenadas por Violación. La medida fue aprobada el 9 de septiembre del corriente año por el Senado y ahora entra en vigor tras la sanción del jefe del Ejecutivo.

El delito de violación en el Código Penal de Brasil – Decreto Ley 2.848 de 1940 – se define como “avergonzar a alguien, mediante violencia o amenaza grave, tener conjunción carnal o practicar o permitir que se practique otro acto libidinoso”.

La secretaría General de la Presidencia de la República informó sobre la nueva ley. Así mismo explicó que el registro debe contener información sobre los condenados por violación, incluyendo sus características físicas, perfil genético, huellas dactilares, fotografías actuales y domicilio. De tratarse de una persona en libertad condicional, el registro tiene la obligación de incluir los domicilios de los últimos tres años y profesiones practicadas durante ese lapso.

Durante su campaña presidencial, Jair Bolsonaro hizo mucho hincapié en que uno de sus objetivos – si resultaba electo presidente – sería la de combatir la delincuencia. En su primer año en el poder, su Gobierno ha logrado disminuir las violaciones un 13,6%. Uno puede o no estar de acuerdo con la mano dura que el presidente ha decidido implementar en todo le país, pero desde que se encuentra en el poder los casos de narcotráficos, secuestros, asesinatos, violaciones y robos han disminuido casi a la mitad.

Durante el Gobierno de Lula da Silva se estableció una agenda de género, esta hacía que toda la sociedad pague el daño sufrido por las mujeres abusadas mediante la Ley Maria de Penha, nombrado así por un caso que conmocionó a todo Brasil – una mujer que fue disparada y consecutivamente electrocutada por su esposo -.

¿Qué hizo Bolsonaro? Tomó la misma ley y la alteró. Haciendo que quien pague sea el criminal, y no toda la sociedad. Es decir, que el agresor es quien deberá pagar los costos de la atención de las victimas de violencia doméstica por parte del Sistema Único de Salud – SUS – y no el Estado con el dinero de los contribuyentes – anunciado en el Boletín Oficial el 18 de septiembre del 2019 -.

Las feministas le llaman misógino, la izquierda lo tilda de machista, los movimientos de las nuevas políticas de género, lo señalan como un monstruo defensor del patriarcado. Pero si se deja la ideología de lado y se analizan las acciones del Gobierno de Jair Bolsonaro se podrá notar que nunca existió un presidente que cuidara tanto a las Fuerzas Armadas y de Seguridad como él, Brasil jamás tuvo un presidente que logrará reducir a la mitad los crímenes violentos y no violentos en cuestión de meses, Brasil nunca promulgo tantas leyes que buscaran proteger a las mujeres como Bolsonaro, es el primer presidente que sanciona una Ley en protección de los animales.