Camioneros exigió a los nuevos dueños de Garbarino un bono de $100.000 por la venta de la empresa

Lo hizo luego de que la compañía se negó a echar, indemnizar y volver a contratar a sus 180 afiliados, como pretendían los Moyano. Este lunes hubo asambleas en el centro de distribución de La Tablada. Postergaron la primera audiencia por el conflicto en Walmart

Mientras todavía no se solucionó el conflicto en Walmart, el Sindicato de Camioneros presiona para lograr un bono de 100.000 pesos para cada uno de sus 180 afiliados del centro de distribución del Grupo Garbarino en La Tablada, como una “compensación económica” por el cambio de manos de la empresa, que en junio pasado fue adquirida por el empresario Carlos Rosales.

El reclamo fue debatido este lunes por la mañana durante una asamblea de aquel establecimiento de Garbarino ubicado en el partido de La Matanza, que fue la continuación de otro encuentro similar que se hizo la semana pasada.

La exigencia de un bono fue formalizada ante la empresa por el secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, luego de que los nuevos dueños de Garbarino se opusieron a lo que se conoce como “la ley Moyano” y que originó el actual conflicto en Walmart: como la firma cambió de propietarios, el sindicato exigió que echen a los empleados, los indemnicen y los vuelvan a contratar.

El Sindicato de Camioneros viene haciendo este tipo de planteos en diversas empresas desde 1998, cuando finalizó la concesión de Manliba, empresa del Grupo SOCMA, perteneciente a la familia Macri, para la recolección de residuos en la Capital Federal y, de acuerdo con el sindicato, los empleados de aquella firma terminaron desempeñándose en otras empresas o con otras condiciones de trabajo.