El repudiado policía asesino de George Floyd fue abandonado por su esposa

El agente, que trabajaba desde hace 19 años para la Policía de Minneapolis, donde participó de varias acciones violentas, fue destituido tras confirmarse la muerte de Floyd.

Con razonables sospechas de recibir una condena a 30 años de cárcel por homicidio, Derek Chauvin, el policía acusado de matar al afroamericano George Floyd y blanco del rechazo y la condena de millones de estadounidenses, enfrenta ahora la situación de ser abandonado por su esposa, una ex reina de belleza del estado de Minnesota.

Las imágenes que recorrieron el mundo, con Floyd inmovilizado en la tierra, con la rodilla de Chauvin sobre su cuello por casi nueve minutos, generaron conmoción y repudio, además de dar cuenta de la eterna repetición de casos de racismo en Estados Unidos.

“Mi esposo tiene modales rudos, pero debajo del uniforme es buenazo”, había dicho hace apenas dos años en una entrevista su mujer, Kellie, con quien estaba casado desde 2010.

“Desde entonces, me abre la puerta y me pone el abrigo; es un caballero”, decía la mujer, citada por la agencia de noticias Ansa.

Pero tras el arresto de su marido y las imágenes impactantes que retrataron una brutalidad que conmovió al país, Kellie, según trascendidos, se encuentra muy mal por lo ocurrido.

“Kellie Chauvin está devastada por la muerte de George Floyd y quiere romper su matrimonio”, declaró su abogado.

La mujer pidió “seguridad y máxima privacidad” para toda su familia”, incluidos los dos hijos que tuvo con otro marido, del que es viuda.

Hace unos días, los manifestantes que protestaron con vehemencia en Minneapolis hicieron también un piquete en una casa en el barrio de Oakdale, lanzando baldes de pintura roja y dejando la inscripción “Aquí vive un asesino”.

También Kellie, como la víctima, pertenece a una minoría, la comunidad asiática.

Nacida en Laos, vivió durante años en un campo de refugiados por pertenecer a la minoría Hmong, que tomó partido por los estadounidenses en la guerra de Vietnam.

“Vivíamos en la indigencia total: aún hoy no como copos de avena porque era la única comida que nos daban”, recordó la mujer en la misma entrevista, después de haber recibido, en la elección de 2018 el “Mrs Minnesota”, título de belleza para mujeres casadas y adultas.

Emigrada a Estados Unidos de niña, estudió hasta recibirse de técnica radióloga en el Hennepin County Medical Center en Minneapolis, donde conoció a Chauvin.

Después de la conmoción y el escándalo por su crimen, del agente también trascendió que, durante su carrera como policía, había asesinado a un sospechoso, y participado en un tiroteo que resultó fatal para otra persona.

Además durante su trayectoria se registraron 18 quejas, entre ellas, dos que incluyeron sanciones disciplinarias.