Evo Morales denunció que en Bolivia se está organizando “un golpe dentro del golpe”

“El gobierno de facto preparó un decreto para reprimir las movilizaciones” dijo Morales, quien expresó sus temores ante la posibilidad de que “vuelva a haber derramamientos de sangre”.

El derrocado presidente de Bolivia, Evo Morales, denunció que en su país se está organizando “un golpe de Estado dentro del golpe”, y advirtió que el gobierno de facto de Jeanine Añez “no quiere las elecciones”, recientemente portergadas para el 18 de octubre, porque “sabe” que su movimiento politico MAS “va a ganar nuevamente en primera vuelta”.

La administración de Añez “no quiere las elecciones porque saben que vamos a ganar nuevamente en la primera vuelt y que nuestro movimiento político es algo histórico, inédito y único en el mundo”, dijo Morales al rechazar la nueva postergación de los comicios presidenciales en su país.

Morales advirtió que se está organizando “un golpe de Estado dentro del golpe”, de acuerdo con informaciones que fuentes de su confianza le hicieron llegar desde Bolivia.

El exmandatario boliviano hizo esas consideraciones al analizar la situación política de su país durante un conversatorio virtual del que participaron la diputada nacional Carolina Moisés (Frente de Todos, Jujuy) y el secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Daniel Filmus, bajo el título “Desafíos del proceso de reconstrucción democrática en Bolivia”.

“El gobierno de facto preparó un decreto para reprimir las movilizaciones” dijo Morales, quien expresó sus temores ante la posibilidad de que “vuelva a haber derramamientos de sangre”, en nuevas jornadas de protesta como las realizadas esta semana contra la segunda postergación de las elecciones generales, en las que se registraron algunos episodios de violencia que dejaron varios heridos y detenidos.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) anunció a fines de julio pasado el segundo aplazamiento de los comicios, que fueron inicialmente el 3 de mayo y que luego pasaron al 6 de septiembre, ante la gravedad de la emergencia sanitaria provocada por la pandemia de coronavirus.

Morales criticó la medida y tras señalar que “usan la pandemia, esta convulsión, para un nuevo golpe y suspender en forma indefinida las elecciones”, afirmó que “la derecha no quiere que haya elecciones, que el MAS no vuelva al gobierno, ni Evo a Bolivia” porque “hemos demostrado que otra Bolivia es posible”.

“Para mí nunca (el de Jeanine Añez) ha sido un gobierno de transición, sino una dictadura”, dijo, y reiteró que lo sucedido en su país “fue un golpe de Estado” que lo desplazó del poder en noviembre de 2019, porque “el capitalismo no quiere otro modelo que no sea el capitalismo”.

“Sigo convencido de que fue un golpe pensado por los gringos de Estados Unidos contra el indio para quedarse con el litio”, completó.

Advirtió en otro punto del conversatorio sobre “el estancamiento y al deterioro económico y social” que llevó el gobierno de Añez en su gestión de ocho meses, ya que “no hay inversiones del Estado hacia nuevas empresas, sólo buscan que sea un estado regulador, con las recetas del Fondo Monetario Internacional” y que “son políticas para llevarnos a la pobreza: en 9 meses han vuelto de nuevo al Estado mendigo”.

Filmus, en tanto, se refirió al 195 aniversario de la independencia de Bolivia, que se cumplió el 6 de este mes, y dijo que “Evo Morales fue parte de un enorme proceso liberador del continente americano frente al colonialismo”.

“Esperamos que en un camino de paz se alcance la pronta restitución de la democracia en Bolivia, porque necesitamos una América Latina soberana unida justa y solidaria”, agregó.

A su vez, la diputada Moisés señaló que “nuestro continente en los últimos 30 años se vio fortalecido por los procesos democráticos y habíamos pensado que nunca más íbamos a pasar por golpes de Estado” y que “tenemos un enorme desafío de consolidar nuestros países, continuando la lucha por la libertad y la independencia que se viene llevando hace más de 500 años”.

Fuente: Télam.