Jatón participó del acto por el 201° aniversario de La Guardia

Hubo un breve acto en la plaza y se colocó el cartel de Bienvenidos a La Guardia

Con la presencia del intendente Emilio Jatón, el distrito costero de La Guardia celebró este lunes su 201º aniversario, en un acto que tuvo lugar en la plaza, y que contó con la participación de algunos vecinos, con el cumplimiento de las medidas de distanciamiento pertinentes.
En la oportunidad, el intendente dijo que “queríamos estar con ustedes en este día tan especial, ya que no es una fecha más para la comunidad. Esta plaza de La Guardia es un lugar de todos, donde hacemos ciudadanía y donde todos tenemos que asumir y ser responsables del momento que nos toca vivir”.
Jatón indicó que “si bien estamos viviendo un momento difícil por la pandemia”, destacó que “no por eso vamos a bajar los brazos y nos parecía importante no dejar pasar las fechas como estas que son fundantes para el barrio. Hay un sentido de pertenencia a La Guardia, la gente está orgullosa de vivir en este lugar”.
También hubo palabras alusivas de Olga Aranda, integrante de la comisión organizadora del aniversario, quien agradeció a los actuales miembros y a los antiguos vecinos que colaboraron en la organización del evento. Y destacó la colocación del cartel de “Bienvenidos a La Guardia”, que es un barrio costero ubicado a 5 km del centro de la ciudad.
Además de los discursos, se hizo el izamiento de la bandera, hubo una bendición religiosa por parte del sacerdote Matías Camussi, de la Capilla Nuestra Señora de La Guardia, y los ediles, encabezados por el presidente del Concejo, Leandro González, entregaron una plaqueta con la declaración “De Interés”, por parte del legislativo municipal.
La historia, la plaza
El 12 de octubre de 1819, hace 201 años, por obra del entonces gobernador de la provincia de Santa Fe, brigadier Estanislao López, nace La Guardia de López, tal es su verdadero nombre, aunque hoy se la conoce sólo en su forma abreviada.
La Guardia surgió a raíz de un puesto de guardia (fortín) que habilitó Estanislao López, en donde hoy son ruinas de la ex fábrica de cerámicas Alassio Hermanos. De allí nació el nombre verdadero, en referencia a ese puesto de guardia de avanzada para vigilar el paso del enemigo desde las costas entrerrianas.
Olga Aranda destacó que “hicimos una encuesta entre unos 150 vecinos para ponerle nombre a la plaza y resultó elegido La Guardia de López. Ahora ya se presentó una nota formal al Concejo municipal para que apruebe esa denominación que tiene que ver con nuestra historia”.
Aranda vive en el barrio desde hace 47 años. “Si tengo que decir cómo es el lugar, elijo definirlo como tranquilo, habitable, un barrio donde se puede compartir entre las familias y los chicos pueden jugar. Es otro mundo al centro de la ciudad, y quizá por eso hay gente que se fue, y regresó luego. Quiso volver porque siente pertenencia a sus raíces, y eso es La Guardia, aún con sus problemas, que los hay, como en todos lados”, destacó la vecina.