Madeleine McCann: macabro hallazgo en la guarida del principal sospechoso

La investigación por la desaparición de la niña británica avanza. Ahora se descubrió el escondite del principal sospechoso, dónde había imágenes de abuso sexual infantil

En el último año se reabrió la investigación del caso de Madeleine McCann, la niña británica que desapareció en 2007 cuando tenía 3 años en un complejo en la ciudad balnearia portuguesa, Praia da Luz; y ha tenido importantes avances. Recientemente se descubrió cuál era la guarida del principal sospechoso Christian Brueckner, que se encuentra detenido.

Un programa de la televisión australiana realizó un especial sobre la desaparición de la pequeña británica, y mostró el lugar donde el Brueckner cometía sus delitos sexuales. Según la investigación, que encabeza tanto la policía de Inglaterra y de Portugal, el hombre que actualmente está preso por tráfico de drogas usaba una antigua fábrica en el norte de Alemania como escondite.

En la última semana se realizó un allanamiento en el predio, ubicado en la ciudad de Neuwegersleben, y se encontraron memorias y discos rígidos enterrados con más de 8000 imágenes y videos , además de trajes de baño e indumentaria variada de niños.

Sin embargo, la policía no pudo dar más información porque la causa se encuentra bajo secreto de sumario.

Hasta el momento lo que se sabe es que el hombre de 43 años estuvo en Praia da Luz con su casa rodante durante la temporada en la que desapareció Madeleine, y según recordaron personas que habían tenido contacto con él este les dijo que el vehículo era “el ideal para esconder drogas y niños”.

De hecho trascendió el testimonio de una ex pareja de Christian Brueckner que lo describía como una persona violenta y manipuladora.

En el especial también citaron las palabras del fiscal de la investigación, Hans Christian Wolters, quien afirmó: “Tenemos pruebas contundentes de que Madeleine McCann está muerta y que nuestro sospechoso la mató”.

Actualmente Christian Brueckner cumple una sentencia en Alemania por tráfico de drogas, y es posible que se sumen otros siete años de prisión si pierde la apelación de su condena por violar a una mujer de 72 años en 2005.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *