River celebra el segundo aniversario de la histórica final ante Boca en Madrid

Hace dos años el Millo vencía al Xeneize por 3 a 1 en el estadio Santiago Bernabéu y levantaba su cuarta Copa Libertadores de América

“Y va el tercero, va el tercero, va el tercero, gol de River, gol de River, gooooooooooooool”, el relato de Mariano Closs quedará para siempre en el corazón de los hinchas de River. Es que a las 19.02 del 9 de diciembre de 2018, el Pity Martínez sentenciaba la final más importante de la historia con una corrida tan solitaria como inolvidable.

River le ganaba a Boca 3 a 1 en el Santiago Bernabéu, la “Casa Blanca”, el estadio más mítico del mundo que fue escenario de la histórica definición entre los dos clubes más grandes de la República Argentina.

Tras los incidentes del 24 de noviembre en el estadio Monumental de Núñez, que obligaron a la suspensión del partido de vuelta, el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, anunciaba el 29 de noviembre que “este partido se va a disputar con ambos públicos en la ciudad de Madrid, en el estadio Santiago Bernabéu. Será el domingo 9 a las 20.30 (16.30 hora de Argentina) a puertas abiertas, con aficionados amantes del fútbol y los que apoyan a sus equipos, los River y de Boca”.

Así, la soñada final entre River y Boca no cambiaba solamente de escenario, sino también que de continente. Con el mundo del fútbol con sus ojos en Madrid, y con Messi y su hijo Thiago presentes en el estadio, el Millo y el Xeneize definieron el título en una final que tuvo de todo y que se definió en tiempo suplementario.

La partido comenzó favorable a Boca, porque a los 44 minutos del primer tiempo y tras una gran asistencia de Nahitan Nández, Darío Benedetto eludió a Jonathan Maidana y definió de gran forma ante Franco Armani para desatar el festejo xeneize en el Bernabéu.

En el segundo tiempo la historia cambió. En River ingresaron Juan Fernando Quintero y Camilo Mayada. El Millo fue otro ante un Xeneize replegado que cuidaba la ventaja. Fue así que a los 27 minutos el equipo de Marcelo Gallardo tuvo su premio con el gol de Lucas Pratto, quien marcaba el empate luego de una gran triuangulación con Exequiel Palacios y Nacho Fernández.

Ese gol fue un mazazo para Boca, que no ofrecía respuestas anímicas ni futbolísticas ante un River que había tomado las riendas del final.

El panorama se complicó aún más para los de Barros Schelotto con la expulsión del colombiano Wilmar Barrios, al comienzo del tiempo suplementario.

El primer tiempo extra se fue sin goles y en el segundo el Millo pudo inclinar la balanza a su favor. Primero con el golazo de Juan Fernando Quintero, quien recibió un pase de Camilo Mayada en la puerta del área y sacó un zurdazo que dejó sin chances a Andrada, desatando el delirio millonario en el Viejo Continente.

Boca, que tenía uno menos, sufría además la lesión de Fernando Gago. Y con 9, el Xeneize salió a vender cara su derrota en los minutos finales y casi lo empata con un remate de Leonardo Jara que dio en el palo. Luego vino el tiro de esquina, el despeje de Armani, el taco fallido de Quintero y la corrida histórica del Pity Martínez para decretar el histórico triunfo de River en el Bernabéu ante el rival de toda la vida.

La historia no terminó ahí, ya que Boca reclamó los puntos ante el TAS para ser proclamado Campeón de América, pero su pedido no prosperó y el 4 de febrero de 202 el Tribunal Arbitral del Deporte dio a conocer su fallo y ratificó el título conseguido por el Millonario.

Hoy, a dos años de aquella inolvidable final, el pueblo millonario lo celebrará con caravanas a lo largo y ancho del país, festejos que se replicarán en diferentes partes del mundo.