Vicentín pidió el concurso preventivo de acreedores

Fue a través de una nota presentada con la firma del directorio en el Juzgado de Primera Instancia Distrito Número 4 en lo Civil y Comercial, Segunda Nominación de Reconquista, de Santa Fe.

La empresa Vicentín, una de las principales compañías agroexportadoras de la Argentina, solicitó este lunes la apertura de su concurso preventivo de acreedores, tras la cesación de pagos en la que cayó en diciembre último, cuando no pudo hacer frente a deudas con proveedores por US$ 350 millones y postergó esos pagos.

A través de una nota pública con fecha de hoy, el directorio de la firma confirmó que solicitó “el concurso preventivo ante el Juzgado de Primera Instancia Distrito Número 4 en lo Civil y Comercial, Segunda Nominación de Reconquista”, en la provincia de Santa Fe.

En total, la deuda de Vicentín es de US$ 1.350 millones, de los cuales unos US$ 1.000 millones son con los bancos y, otros US$ 350 millones, con empresas del sector agrícola.

El Banco Nación es el principal acreedor de la empresa, con $ 18.000 millones, seguido por el Provincia con $ 1.600 millones, y el Banco de Industria y Comercio Exterior (BICE), con $ 5 millones.

El presidente del Banco Nación, Eduardo Hecker, dijo hoy que la semana pasada se reunió con representantes de otros bancos públicos para acordar una única representación en el concurso de acreedores, y designar en conjunto “un veedor o asesor financiero”.

Durante una rueda de prensa en donde presentó créditos para pymes a una tasa blanda entre el 27,9% y el 29,5% anual. Hecker sostuvo que “eleje fue y sigue siendo recuperar los créditos del banco para dar créditos a las empresas, a las personas que realmente lo necesitan”.

La compañía, de 90 años de antigüedad, aseguró que “no se abandonarán los pasos” alcanzados para la culminación del plan expresado en el comunicado del 5 de febrero último, y seguirá “sin descanso” los objetivos de defender sus fuentes de trabajo, rehabilitar su operatoria industrial y comercial y concretar una reestructuración de sus pasivos “en condiciones y términos que sean mutuamente fructíferos para acreedores y para la empresa”.

Vicentín se había visto forzada a vender una porción de su participación en Renova, un emprendimiento que tenía junto con la firma suiza Glencore, en diciembre último, mes en el que también sorprendió con la demora de pagos y el posterior anuncio de una reestructuración de parte de su deuda, por U$S 350 millones.
Un acreedor de la agroexportadora Vicentín presentó el jueves pasado en un tribunal civil y comercial de Rosario el primer pedido de quiebra de la firma santafesina.
El grupo Gagliardo Agrícola Ganadera (Gagsa) realizó la presentación del pedido de quiebra en el juzgado Civil y Comercial 14 de Rosario, a cargo del juez Marcelo Quaglia.
El viernes, en tanto, la corredora de cereales rosarina Guardati y Torti, titular del acopio GYT Plus informó que “debido a múltiples situaciones ajenas a nuestra voluntad, hemos sufrido un impacto de consideración en nuestras finanzas”.
Fuentes del mercado indicaron que el trader rosarino sufrió las consecuencias de la cesación de pago de Vicentín.


Fuente: TÉLAM.